Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘senderismo’ Category

DSC00263

Han sido sólo cinco días en el campo en la Sierra de Sao Mamede en Portugal (Póvoa e Meadas – Castelo de Vide) y me han bastado para, además de recargar pilas, ser consciente de que soy en gran medida cada vez más como mis padres, como mi padre. Sólo algunos días acompañada, disfruté de mi tiempo en soledad y de ese espacio en el cielo, entre paseos y lecturas.

Copio algo que no quiero olvidar y me ha gustado leer:
…La fraga* es un ser hecho de muchos seres. (¿No son también seres nuestras células?) Esa vaga emoción, ese afán de volver la cabeza, esa tentación –tantas veces obedecida – de detenernos a escuchar no sabemos qué, cuando cruzamos entre su luz verdosa, nacen de que el alma de la fraga nos ha envuelto y roza nuestra alma, tan suave, tan levemente como el humo puede rozar el aire al subir, y lo que en nosotros hay de primitivo, de ligado a una vida ancestral olvidada, lo que hay de animal encorvado, lo que hay de raíz de árbol, lo que hay de rama y de flor y de fruto, y de araña que acecha y de insecto que escapa del monstruoso enemigo tropezando en la tierra, lo que hay de tierra misma, tan viejo, tan oculto, se remueve y se asoma porque oye un idioma que él habló alguna vez y siente que es la llamada de lo fraterno, de una esencia común a todas las vidas.
-¡Espera! –nos pide –. ¡Déjame escuchar aún, y entenderé! …

* W. Fernández Flórez define la fraga: “bosque inculto, entregado a sí mismo, en el que se mezclan variadas especies de árboles”

Read Full Post »

Es imperdonable que la naturaleza nos hable y nosotros, seres dotados de inteligencia, no sepamos escucharla. Y triste.
Este domingo pasado con mis compañeros de Pinsapaso puse todos mis sentidos en escuchar y, especialmente, en sentir, pues el lugar donde nos llevaron lo merecía. Y todo mi respeto.
¿Conocéis la cañada de Cueva Oscura?… Pues es simplemente un sitio mágico que, por otro lado, no tiene nada de simple. Os cuento:
Para llegar allí, y de forma resumida, tomamos en Ronda la carretera de S. Pedro de Alcántara, nos desviamos poco después por un carril que llevaba hasta el cortijo de los Quejigales y luego continuamos por varios caminos y veredas casi inexistentes hasta llegar a la cañada, que conseguimos subir, con una fuerte pendiente, cada uno a nuestro ritmo.
La niebla, que se cerraba y abría continuamente, nos dejó disfrutar en las paradas para tomar aire, de un bosque de pinsapos realmente sublime y casi estremecedor: el verde intenso de las ramas, la madera oscurecida por la humedad y retorcida por los años y un suelo de bosque virgen lleno de madera y hojas, quedaba envuelto delante de nuestros ojos en una tenue niebla, espesa a veces, por la que la luz del mediodía apenas conseguía entrar. Escuchando el silencio y, de vez en cuando el ruido de algún pájaro, podíamos percibir la vida que, por otro lado, notábamos a través de todos nuestros sentidos. En ese bosque de pinsapos, el domingo pasado, sin embargo las palabras no tenían sentido. Cómo describirlo! Lo mejor fue sentirlo y me quedé con ganas de más. Sin embargo había que continuar.
La niebla nos obligó a tomar dirección Sureste hacia la cañada de lsa Ánimas, hasta alcanzar, al cabo de un par de kilómetros, el pozo de nieve a 1.730 m en el collado entre Cerro Alto y Los Pilones. El paisaje cambió entonces hacia un ecosistema de media-alta montaña con vegetación piornal-sabinal, con quejigos de la subespecie de la sierra de las Nieves desperdigados, más o menos, entre los roquedos y nuevas replantaciones.
Pasado el puerto de los Pilones, fuimos siguiendo la vereda que baja por la cañada del Cuerno hasta llegar finalmente al cortijo de los Quejigales.
Para terminar, como siempre, paramos en Ronda para disfrutar de una merienda con vela de cumpleaños que me tocó soplar a mi. La tarta fue un detalle de mis compañeros a los que agradezco también que compartieran conmigo la subida por la cañada de Cueva Oscura. Realmente ese bosque de pinsapos fue el mejor de los regalos.

Read Full Post »

Fotos en el Bembezar

Ruta por el Bembezar (Sierra Morena, Córdoba)

Efectivamente ¡Nuestro grupo “Pinsapaso” tampoco pudo resistirse a la comida de Navidad! Eso si, antes nos fuimos “de paseo” a embebernos de naturaleza caminando por el sendero del río Bembezar. Un camino llano, sin dificultades, pero de una gran belleza con la que disfrutamos todos. Luego, evidentemente, fuimos a comer y, eso, también lo disfrutamos.

Read Full Post »

Este domingo pasado salí al campo con mis compañeros de Pinsapaso. La ruta que seguimos fue acompañada todo el rato de una lluvia, que si no fuerte, se mantuvo constante toda la mañana. Ya, bastante mojados, y muy a nuestro pesar, decidimos parar y regresar.

Llanos del Republicano (Villaluenga del R.)¡Tendríais que haber visto el paisaje bajo la lluvia!. Los verdes mojados y relucientes, el cielo tapado con las nubes grises, el olor a bosque húmedo y una atmósfera que tamizaba y envolvía todo el espectáculo que teníamos delante.

Hoy ya es el segundo día que estoy en cama con fiebre. Supongo que ha sido un enfriamiento por eso de llevar todo el día los pies mojados. Sin embargo, después de dos días encerrada en casa, con tiempo de sobra para pensar y dándole vueltas a mis problemas, soy más consciente de las razones que me impulsan a salir todos los fines de semana al campo.

Es algo muy especial. En el campo o en la montaña soy, o intento ser, parte del paisaje. Mientras camino, contemplo el campo y todo lo que es parte de él. Su grandeza me rodea y yo me siento su elemento más pequeño. Estando allí dejo atrás todo, problemas y personas, trabajo y ocupaciones, tensiones y cansancio, y me entrego, serenamente, a contemplar la vida y la soledad, sintiéndome parte de ella. Sin ruidos, sin distracciones… con otro tempo. Menos mal que lo tengo a él! Me relaja, me alegra el corazón, me llena… y me hace sonreír el lunes siguiente, otra vez en mi mesa de trabajo, cuando su imagen viene a mi memoria.

Para mis amigos de Pinsapaso que tan bien me acogieron, ¡Gracias!

Read Full Post »

Ayer fui durante un rato un pájaro. Contemplé desde un pico de Málaga de 1.400 metros de altura un paisaje que abarcaba una brumosa África, el Peñón de Gibraltar y toda la costa que va desde Manilva a Marvella. Y no sólo eso, pues a nuestra espalda podíamos contemplar parte del valle del Genal que habíamos recorrido momentos antes para llegar hasta donde estábamos.

reales1Al lugar, Los Reales de Sierra Bermeja, llegamos José Luis, Isabel y yo desde Sevilla, ya un poco entrada la mañana. Serían las 12:20 cuando empezamos a subir por un sendero pedregoso que transcurrió tranquilamente entre pinos y pinsapos. Me extranó que en todo el camino no viéramos ni un solo pájaro y me sorprendió la vegetación tan distinta a la que suelo encontrar por otras zonas de la sierra norte de Sevilla. De hecho, lo único que recuerdo que reconocí fue aulaga, brezo, romero y la coscoja.
Llegamos a la cumbre a eso de las 14 h y entonces la sorpresa fue la luz y el paisaje. José Luis e Isabel se movían a mi alrededor haciendo fotos y yo no podía apartar la vista de lo que tenía enfrente: África y los mejores años de mi vida, el deseado Peñón y la maravillosa y estropeada costa de Málaga y todo envuelto en la luz violeta y gris que emanaba de las nubes y la montaña (según me dijeron peridotita). Sólo abajo, en las playas, el sol entraba colándose entre las nubes. Detrás podíamos intuir las nubes  descargando agua sobre algunas sierras de las que ahora no recuerdo su nombre.

Bajamos luego un poco para buscar un sitio para comer al reguardo de un viento muy frío para el pinsapoque, yo al menos, no me había preparado. Antes ya de sentarnos, una lagartija que buscaba el calor de una roca impidió a Isabel hacerse una foto en el lugar donde debía estar, según parece, un busto del  Charles Boissier, botánico suizo descubridor del pinsapar.

La lagartija se fue y nosotros también hacia un mirador desde donde iniciamos la bajada por una pista de tierra hasta llegar al coche. De vuelta a Sevilla se cumplió el pronóstico y llovió ligeramente. Una breve parada para un café, con dulces por supuesto, y a las 20:30 en Sevilla tal como Jose Luis había dicho.

_Un más que bonito día  imagen11

Read Full Post »