Feeds:
Entradas
Comentarios

Poco quedó de este viaje en mi retina, salvo una espectacular visita a Siam de la que ya hablé y este vestido que me hiceron en un día y que guardo con cariño.Como esta foto que me hizo una amiga de mi hija, en el jardín de una casa en la que viví hace muchos años.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

labor de punto de cruz Ya ni recuerdo cuando lo comencé. Ah si… hace ya más de un año!! Cómo pasa el tiempo. Con lo pequeño que es el bordado… pero muy entretenido y tampoco es que haya tenido mucho tiempo para dedicarle. Y es que a estas cosas hay que entrar sin prisas, sabiendo que tienes por delante toda una tarde para disfrutar de la labor y de un maravilloso te.

Para mi madre, …. va por ella.

hazelzetHace dos semanas mi amigo Manolo y yo nos apuntamos a un curso, organizado por la Universidad  y la Orquesta Barroca de Sevilla, sobre “contextualización histórica y apreciación de la música barroca”. No sospechaba yo lo que me iba a gustar.

Ayer, disfrutamos del segundo concierto de la OBS, “Relatos sin palabras: la flauta retórica”, que tuvo lugar en el Antiqvarium. Aunque mi amigo se quejaba de la mala acústica del lugar, para mi fue maravilloso y terminé de enamorarme del intérprete.

Y digo terminé pues el día anterior tuvimos la conferencia sobre dicho concierto y el propio Hazelet ayudó al conferenciante durante la clase, mostrando las distintas piezas que al día siguiente disfrutaríamos en el Antiqvarium. No sé qué fue…, si su simpatía, la cercanía y amabilidad que mostró, su buen hacer, la propia música… pero el caso es que me cautivó y ayer, durante su interpretación, remató la faena y me enamoró.

28183_440636299351033_1260271104_n“Pero tal vez falten los viajes más extraordinarios. Son los que no he hecho, los que nunca podré hacer. Que permanecen sin escribir, o encerrados en su propio alfabeto secreto bajo los párpados, por las noches. Después nos quedamos dormidos, y levamos anclas.”
Antonio Tabucchi

DSC00263

Han sido sólo cinco días en el campo en la Sierra de Sao Mamede en Portugal (Póvoa e Meadas – Castelo de Vide) y me han bastado para, además de recargar pilas, ser consciente de que soy en gran medida cada vez más como mis padres, como mi padre. Sólo algunos días acompañada, disfruté de mi tiempo en soledad y de ese espacio en el cielo, entre paseos y lecturas.

Copio algo que no quiero olvidar y me ha gustado leer:
…La fraga* es un ser hecho de muchos seres. (¿No son también seres nuestras células?) Esa vaga emoción, ese afán de volver la cabeza, esa tentación –tantas veces obedecida – de detenernos a escuchar no sabemos qué, cuando cruzamos entre su luz verdosa, nacen de que el alma de la fraga nos ha envuelto y roza nuestra alma, tan suave, tan levemente como el humo puede rozar el aire al subir, y lo que en nosotros hay de primitivo, de ligado a una vida ancestral olvidada, lo que hay de animal encorvado, lo que hay de raíz de árbol, lo que hay de rama y de flor y de fruto, y de araña que acecha y de insecto que escapa del monstruoso enemigo tropezando en la tierra, lo que hay de tierra misma, tan viejo, tan oculto, se remueve y se asoma porque oye un idioma que él habló alguna vez y siente que es la llamada de lo fraterno, de una esencia común a todas las vidas.
-¡Espera! –nos pide –. ¡Déjame escuchar aún, y entenderé! …

* W. Fernández Flórez define la fraga: “bosque inculto, entregado a sí mismo, en el que se mezclan variadas especies de árboles”

Después de leer el cómic Dublines de Alfonso Zapico he vuelto a ver este momento de Dublineses de John Huston que tanto me gustó. Sentimientos que afloran y emocionan. Aquí lo guardo:

Ayer por la noche volví a ver con mi hermana 84 Charing Cross Road con un  maravilloso Anthony Hopkins recitando este poema de Yeats y volvió a emocionarme:

“Si tuvieran los mantos bordados del cielo,
tejidos del oro y la plata de la luz.
Los mantos azules, oscuros y negros del cielo
De la noche, de la luz y la media luz
desplegaría los mantos bajo tus pies
pero siendo pobre no tengo más que mis sueños,
he desplegado mis sueños bajo tus pies
pisa suavemente… porque pisas mis sueños.”